La Formación del carácter y el dominio personal


La Formación del carácter y el dominio personal
Vencerte es conquistarte

Autoanálisis

¿Qué significa formarse? Significa adquirir una forma. ¿Cuál es nuestra forma? Nuestra forma es el ideal humano y cristiano, el humanismo cristiano. Esa forma la tenemos que estar día a día adquiriendo, perfeccionando. Y eso exige abnegarnos.

Hoy en la educación familiar, escolar, en la misma mentalidad común, se piensa y se actúa como si formar fuese dejar que el niño o el adolescente sigan su inclinación natural. ¿Para qué decirle: "Esto no se debe hacer"? ¿Por qué ponerle trabas?... ¿Qué es lo que resulta? Que el concepto de abnegación y sobre todo la realidad de la misma se están perdiendo. Es una pena, porque el que no sabe negarse a sí mismo no tiene voluntad. Si ha hecho siempre lo que quiere y querrá hacer siempre lo que quiera, cuando en la vida tenga que enfrentarse con alguna dificultad, no sabrá qué hacer y se derrumbará. La falta de abnegación produce hombres débiles, mujeres débiles. Esa es la pena y la desgracia de una educación que no tiene en cuenta la abnegación, como un elemento importante en el formación del hombre y de la mujer maduros.


Cuestionario

1. ¿Qué concepto tengo de mi mismo (a) cuando me examino con sinceridad? ¿Se reconocer las cualidades que poseo y aquellas que no?
2. ¿Me desanima encontrarme imperfecto (a) con los mismos defectos de siempre?
3. ¿Soy autosuficiente? ¿Creo que soy el único (a) que puede hacer bien las cosas? ¿Me considero mejor que los demás en el cumplimiento de mis deberes, en mis capacidades intelectuales, en mis cualidades artísticas y físicas?
4. ¿Busco constantemente la aprobación de mi esposa (o), directores, alumnos? ¿Vivo de la opinión “buena de los demás”?
5. ¿Suelo discutir acaloradamente de todo, aún en aquello que no conozco? ¿Sobreestimo el valor de mis opiniones? ¿Acepto con facilidad las sugerencias de los otros?
6. ¿Cuándo fracaso o me va mal en algo ¿el mundo se me cae encima? ¿busco entonces hacer un nuevo esfuerzo de superación y no dejarme llevar por mis sentimientos?
7. ¿Cuento mis penas y sufrimientos a todo mundo o sólo aquellos a quienes debo contárselos?
8. ¿Se prescindir de mí mismo (a) cuando hay cosas que me gustan pero disgustan a los demás?
9. ¿Vivo atento (a) a hacer felices a cuantos me rodean? ¿Aún cuando tenga que hacer un sacrificio?
10. Cualquier actitud de los demás que no concuerda con lo que me agrada, ¿Me desconcierta y enfada? ¿Me irrita durante muchos días y guardo rencor?
11. ¿se dominar mi impaciencia? ¿pierdo lo mejor de mis energías y de mi tiempo en enojarme por pequeñas tonterías? ¿se restar importancia a las cosas que no la tienen? ¿Me ejercito en el dominio propio? ¿Soy constante en eso?
12. ¿Se ganar y perder con nobleza? ¿Tengo dominio en mis palabras?

El Carácter

El ser humano es esencialmente un ser social. Sus acciones son espejo del alma. ¡Cuántas veces una palabra amable o un gesto educado pueden abrir las puertas del corazón de una persona! ¡Cuántas, en cambio, se cierran por culpa de un trato brusco o poco agradable!
Temperamento, carácter y personalidad son palabras muy escuchadas, pero pocas veces no sabemos con precisión su significado.
Temperamento: es el conjunto de características con las que una persona nace. Las situaciones y su creatividad forman su personalidad.

Carácter: Son las características de una persona que determinan una forma propia de comportamiento. No se nace con carácter sino que éste se forma.

Personalidad: Resultado final que conjunta el temperamento, el carácter, la educación, la formación, etc., en una persona.
De lo contrario deducimos que el temperamento no lo es todo en el individuo, sino tan sólo aquello que él posee como resultado de la herencia; mientras que la personalidad se va formando al adquirir otros elementos, los cuales influyen en la formación del hombre.

Nos permitimos clasificar a las personas en dos grupos, que para nada agotan la gama y riqueza de los temperamentos, pero ayudan a ubicar de manera sencilla algunos rasgos característicos y visibles

Extrovertidos:

• Tendencia a ser habladores.
• Poco autoanálisis y autocrítica
• Rara vez se turban o alteran.
• El tipo de diversiones que le gustan son exteriores.
• Sociables y cordiales.
• Prefieren trabajar en equipo.
• Descuidados en su salud y en sus pertenecias.

Introvertidos:

• Poco comunicativos.
• Inclinados al autoanálisis y a la utocrítica.
• Se turban con facilidad.
• El tipo de diversines que les gustan son interiores (lectura, juegos mentales, etcétera)
• Poco socibles.
• Prefieren trabajar solos.
• Pendientes de su salud y de sus pertenencias
Es muy importante considerar que cada persona independientemente de su temperamento tiene calidades como defectos, y que Dios les ha dado talentos personales para ponerlos al servicio del Señor y de los demás.

Características de la personalidad

Las personas tenemos un sinnúmero de características propias que nos van definiendo. Para meniconar alguna usarémos tres conceptos que René Le Senne propone como base del comportamiento y de los cuales se deduce las siguientes combinaciones de carácter.

Emotividad (E):

Vibrar interiormente con mayor o menor intencidad ante distintas situaciones o estímulos. Esto dice que tan sensible es una persona. Las personas emotivas ponen interés y atención en lo que realizan.

Emotivo – Mayor nivel de afectación
No emotivo – Menor nivel de afectación

Actividad (A):

Instinto que nos empuja o obrar y a crear nuevas oportunidades para actuar. Sus ideas e imágenes se convierten expontáneamente en actos, no se desaniman ni se desesperan ante los obstáculos; tienen espíritu e lucha e inspiran valor ante las dificultades, contagian optimismo.

Activo – Mayor capacidad de reacción
No activo – Menor capacidad de reacción

- Prontitud para reaccionar (P o S):
Es la reacción más o menos prolongada que se produce en una conciencia después de un aimpresión o sensación. Dependiendo de esta reacción las personas podemos clasificarlas en:

Primarios, si reaccionan de manera inmediata y olvidan con facilidad.

Secundarios, si reaccionan después de haber reflexionado y no olvidan con facilidad.


Clasificación de caracteres


Con base en la combinación de estas características, se hace la clasificación de los caracteres:


A. Carácter Inquieto (Emotivo-noActivo-Primario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

Una persona con carácter Inquieto es idealista y muy sensible, siente la necesidad de tener emociones y de vivir intensamente. Por su emotividad, su reacción a las impresiones es inmediata e impulsiva, cambia de humor según la emoción del momento, pasa del entusiasmo al desaliento, de la alegría a la tristeza y del amor al odio.

Busca resultados inmediatos y que no impliquen mucho esfuerzo, le resulta muy difícil centrarse en el trabajo. Es perezoso, distraído, inconstante e irreflexivo. Tiene pocos intereses intelectuales. Está mal dotado para la comprensión, la memorización, la abstracción y el razonamiento lógico.
Su inteligencia es más intuitiva que lógica. Tiene una gran predisposición para la literatura, poesía y las bellas artes. Destaca por su imaginación viva y la expresión espontánea.

Entre sus potencialidades se puede decir que es sumamente sensible a la belleza, su comportamiento social es agradable y generoso lo cual le hace tener muchos amigos, aunque sean superficiales. Es delicado, alegre; generalmente optimista y afable. La emotividad es su fuerza. Su valor dominante es la diversión, la alegría de vivir el momento actual.

La mayor limitación caracterológica es su movilidad tanto sentimental como de humor. A veces quiere huir de sí mismo, por esa emotividad que le impide sistematizar su vida.


B. Carácter Reflexivo (Emotivo-noActivo-Secundario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

El reflexivo es introvertido e inclinado hacia la vida interior. Sensible, templado, tenaz, auténtico, audaz, con piedad profunda.

Por ser emotivo, los reproches le duelen hondamente, estos le pueden causar un complejo o una represión obsesiva o una sensación de fracaso. Percibe profundamente cualquier impresión, tanto si es buena como si es mala, alegre o triste. La medita lentamente y la revive una y otra vez.

No busca impresiones nuevas, le gusta ser conservador y cuando la vida le presenta una nueva experiencia le cuesta trabajo adaptarse a ella. Es idealista, pero en forma reservada y moderada. Le atrae lo estético.

Es vulnerable, tímido, pesimista, indeciso, con poco sentido práctico. Es una persona que desconfía de sí mismo. Tiende a la inactividad, al aislamiento, al aburrimiento. Está lleno de costumbres y manías.

El reflexivo tiene escasa aptitud para emprender, para la organización lógica y para la abstracción. Trabaja con interés, orden y método y le gusta hacer las cosas bien; sin embargo se desalienta pronto ante las dificultades, desconfía de sus posibilidades y es lento, tanto en la concepción como en la realización de las tareas. Tiene problemas para adaptarse a nuevas actividades y para el esfuerzo prolongado.

Vive muy apegado al pasado, en el cual se refugia muchas veces, mientras que por otra parte se preocupa de organizar "con la imaginación" su porvenir. Sus proyectos e iniciativas se quedan siempre en el estado de aspiración y de sueño.

Es delicado, muy fiel y constante en el afecto, amante de la soledad y el silencio. Muy recto, honrado, veraz. Con poco se contenta, no es nada ambicioso. Da mucho valor a la vida sencilla y pura. Está predispuesto a la comprensión de los demás, porque es reflexivo, procede con mucha calma y posee un espíritu muy noble y delicado.

Su poca actividad provoca en él la necesidad de una vida reposada, regular, bastante egoísta.

C. Carácter Dinámico ( Emotivo-Activo-Primario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

La característica más importante de este carácter es la actividad exuberante. El Dinámico ha nacido para actuar, la actividad es su verdadera fuerza y, por tanto, la nota predominante de su carácter.
En la vida social es muy cordial, es popular por su iniciativa y optimismo, por su alegría y buen humor, es muy extrovertido. Susceptible, inquieto, charlatán, es propenso a la mentira por tender a la exageración. Sus reacciones son instantáneas, violentas, necesita respuestas inmediatas, nada a largo plazo.

Este carácter es idealista al máximo, compasivo, generoso y servicial. Incapaz de guardar algún rencor. Es voluble, cambiando fácilmente de gustos y amigos. Suele cambiar de actividad de manera frecuente y caprichosa y sin terminar lo que ha empezado. Busca éxitos inmediatos ya que es incapaz de subordinar sus actos a un fin lejano.

Eleva a verdadera caridad fraterna su innata inclinación a amar. Es muy caritativo con los enfermos. Sin embargo, por su vigor exuberante, peligra en su vida amorosa, sobre todo en su afectividad, donde puede conquistar amores poco duraderos o tener caídas graves.

La inteligencia del Dinámico está inclinada a lo concreto, lo inmediato y lo técnico. Es una inteligencia práctica que comprende con rapidez y demuestra capacidad de improvisación. Prefiere el trabajo en equipo al trabajo individual. Tiene espíritu de camaradería: ayuda con gusto a los demás, colabora siempre que puede, aún más, se adelanta y previene los deseos y necesidades de sus compañeros.



D. Carácter Apasionado (Emotivo-Activo-Secundario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

Uno de los caracteres más ricos. La vida del apasionado está hecha fundamentalmente de sacrificio, toma muy en serio cosas tan vitales como la familia, la patria, la religión. La persona de este carácter es servicial, honorable, amante de la sociedad. Está dotado de una comprensión inteligente para cualquier tipo de problemas y es compasivo con la debilidad, pena o aflicción ajena.

Es, así mismo, dominador, ambicioso, apto para mandar. A veces fanático e impaciente, hasta agresivo. Peca de temeridad arrastrando a los demás consigo. Se deja guiar por la regla y por la razón, que considera como normas supremas de su obrar. De aquí que observe el orden de una manera meticulosa. Puede convertirse en un hombre o mujer severa, dura, obstinada, de las que atosigan con el ejercicio de su autoridad.
Organiza jerárquicamente su vida afectiva y es generalmente reservado. Tiene una gran capacidad de trabajo, y ese trabajo tiene como base la responsabilidad; se concentra en lo que hace y es constante y organizado. Está siempre orientado hacia la acción que desea resulte lo más perfecta posible y, generalmente, consigue llevarla a feliz término. Es además puntual y de conducta honorable.

El exceso de orden, indiferencia por los deportes, poca resistencia física, desinterés por las artes son otros rasgos de este carácter. La inteligencia del apasionado es muy apta para la abstracción y el razonamiento lógico. Sus intereses intelectuales son de carácter social, metafísico y religioso. Posee capacidad inventiva, gran memoria, buena atención, imaginación y comprensión. Prefiere trabajar solo.

La misma seriedad en lo que emprende ya constituye por sí misma una valiosa ayuda tanto para su castidad personal como en el trato con el otro sexo. Sin embargo, por su orgullo mantiene una excesiva seguridad en sí mismo.


E. Carácter Realista (noEmotivo-Activo-Primario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

El realista es el carácter más extrovertido de todos. Es un amante de la vida, oportunista, versátil y educado.
Con un gran sentido analítico, buen sentido práctico, una gran inventiva y gran destreza manual, muy independiente en sus juicios y críticas. Destaca por sus dotes
diplomáticas, inteligencia clara y buena observación. La ironía es una de sus armas predilectas.

Está predispuesto al egoísmo y a la codicia. Es propenso a la intriga, la denigración, el cinismo. Es inconstante, falto de sistematización; tiene grandes necesidades sensuales por su curiosidad malsana. Es insensible, sin convicciones hondas, dado a la dispersión, al escepticismo, al libertinaje, a la picardía y a la glotonería.

Su inteligencia tiene muchos puntos fuertes: comprensión rápida, claridad y precisión en las ideas, capacidad crítica y expresión objetiva. Posee una natural inclinación a obrar, admirable adaptación a las circunstancias, a las situaciones concretas, deseoso siempre de conocer, más reflexivo que impulsivo. Se interesa por las cosas concretas, que impresionan los sentidos. Apegado al dinero. Es versátil: tiene el sentido del trabajo y del trabajo hecho inteligentemente, pero se aplica a él de manera irregular; también busca el resultado de inmediato.

El valor que busca instintivamente es la utilidad y el éxito inmediato en el campo social con el fin de saciar su avidez y la propia vanidad. Se fija más en la apariencia que en la sustancia.



F. Carácter Férreo (noEmotivo-noActivo-Primario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

Tenemos que partir del hecho de que este carácter, junto con el conservador, es el más pobre de todos porque le faltan los tres elementos positivos: no tiene la riqueza interior de la emotividad; no tiene el poder y la fuerza de la actividad y no tiene el equilibrio y la discreción de la secundariedad.

Su rasgo característico más fuerte es la pereza. No siente internamente su falta de actividad, más bien, ésta va acompañada de cierta alegría y satisfacción. Se deja arrastrar fácilmente por el ambiente, es indolente para todo y poco aseado. Su incapacidad de esfuerzo es modesta, pero no nula.

Carece de miras elevadas, se contenta con poco, se consuela enseguida ante las contrariedades, no tiene grandes aspiraciones, le basta con vivir al nivel ordinario. No tiene temor ante los peligros y las desgracias, por lo tanto es valiente al máximo. No es aprensivo, ni pesimista, está protegido contra las enfermedades nerviosas y mentales que en el mundo actual es una gran ventaja, es sociable en grado sumoEs dócil y nada polémico, no resiste a la autoridad, es conciso y exacto, objetivo y observador. Este es su secreto de éxito en el trabajo y en la sociedad. Le gustan los deportes.

Se deja llevar por los deseos del cuerpo, es comelón, dormilón y fácilmente se deja llevar por sus bajos instintos; está sometido a las excitaciones del instante. Es indiferente a todo, aunque es inteligente no sobresale, a causa de su inercia y baja curiosidad. Razona con mucha lentitud y de forma superficial. Está incapacitado para el pensamiento abstracto. Se muestra indeciso, torpe, desordenado, abúlico e inadaptado.

No vibra por ningún ideal, ni se esfuerza ante una acción noble, no experimenta ningún sentimiento porque tiene un vacío interior, al no poseer nada de afectividad se deja llevar por el egoísmo. Vive en y del momento presente; es superficial, se deja llevar por el medio ambiente.



G. Carácter Adapatable ( noEmotivo-Activo-Secundario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

El signo más característico de este carácter es su frialdad y su excepcional calma, es poco expresivo, franco y sencillo; su curiosidad es sin entusiasmo.
Su valor dominante esta en la firme constancia con que lleva a cabo sus obras. Se aplica al trabajo con método y constancia; su actividad es fría y sin calor, pero profunda, vigorosa, tenaz y eficaz. Se propone fines determinados y precisos y no descansa hasta haberlos terminado. Actúa con convicción y en silencio.

Sus intereses son intelectuales, sus juicios incipientes, precisos y categóricos. El flemático es autónomo, circunspecto, tenaz, firme, puntual, regular y sistemático. Es ordenado y limpio. No está apegado ni al dinero, ni a las cosas, ni a los atractivos del mundo. Lleva una vida muy sencilla y aprovecha muy bien el tiempo.

Su principal cualidad es una calma especial que lo hace tener una templanza perfecta y una sabiduría sexual muy marcada. Son muy laboriosos debido a la tenacidad y constancia. Son adaptables en cualquier ambiente, no riñen.

La inteligencia es lenta, pero profunda; es de tipo conceptual, con buena aptitud para comprender lo esencial, ordenar, clasificar y sistematizar. Posee también buena memoria y capacidad de concentración; en cambio, tiene poca imaginación. Ama la lectura y se aplica seriamente al estudio.

En sus relaciones sociales, le falta espontaneidad y desenvoltura; es reservado, pero no tímido. Parece indiferente a los acontecimientos exteriores y por ello, lo juzgan como insensible. No le gusta participar en grupo, no se abre ante las personas. Le choca renunciar a sus puntos de vista, o aceptar lo que no había previsto. Posee un orgullo frío, duro, conscientemente fundado en su inteligencia, es un orgullo de indiferencia, como si los demás no existieran, de origen intelectual, sin nada de emotividad.


H. Carácter Conservador (noEmotivo-noActivo-Secundario)

1. Descripción de los rasgos más característicos.

El carácter Conservador goza de una objetividad e indiferencia poco comunes, es una persona de principios fijos y fríos; avaro, conservador. Sus valores principales son la disciplina, la fidelidad y la rica imaginación. Casi siempre es sincero, honrado y digno de confianza.

El Conservador suele caracterizarse por una pasividad habitual en un total sometimiento al pasado y a los hábitos que va adquiriendo. Su vida está apagada, carece de fuerza interior, entusiasmo y alegría. Es el tipo rutinario, conservador y esclavo de las tradiciones y costumbres. Es el más terco de todos los caracteres.

El conservador es meditativo y lento; se separa de cuanto lo rodea para insistir en su pesimismo y carencia. Es un carácter pobre y está sometido a las necesidades orgánicas y al automatismo. La pereza es algo constitucional en el apático, es retraído y solitario, no se interesa por nada. No siente necesidad de trabajar. No tiene iniciativas.

En cuanto a la vida social tienen pocas cualidades, pues siente un atractivo especial por la soledad y el aislamiento. Le gusta la tranquilidad, la vida monótona. Es cerrado, independiente, insensible y egoísta. Su lema es: "Pensar en sí mismo y quejarse".

Carece del estímulo de la emotividad y de la ayuda de la actividad. Por está razón permanece casi en estado potencial, sin movilizar, prácticamente sin tensión. Es una inteligencia muy mal dotada para extraer lo esencial, para la abstracción y para el establecimiento de relaciones lógicas. El pensamiento es incoherente y pobre de ideas.


No hay caracteres buenos ni malos; todos son buenos porque Dios los hizo. Además todos tenemos un poco de todos. Lo importante es conocer el propio para poder formarlo.


Formación del carácter

No basta educar la inteligencia y la voluntad de la persona si no se forma también el carácter, es decir, si no formamos hombres y mujeres bien orientados hacia fines nobles.

El carácter es el molde, la fisionomía del hombre. El carácter es por decirlo así , nuestra obra. Un joven con carácter es aquel que tiene principios nobles y que permanece firme en ellos, aun cuando esta perseverancia y firmeza le exijan sacrificio.

La formación del carácter no se determina sino a partir del momento en que la persona haya contraído el hábito de vencerse a sí misma minuto a minuto. Entonces podemos decir que hemos formado un hombre o una mujer de carácter.

Algunas características del jóven con carácter

• Hombre o mujer de decisión
• Hombre o mujer de acción.
• Firme en la ejecución.
• Perseverante hasta morir en la raya.
• Seguro (a) de sí mismo (a)
• Valiente.
• Con fuerza de voluntad.
• Dueño (a) de sí mismo (a)
• Estable emocionalmente.
• Tenaz.

Señales de peligro

• Impulsividad: dejarse llevar por los impulsos del momento.
• Consentir en todo los gustos y caprichos.
• Falta de voluntad.
• Falta de acaptación personal.
• Conformismo: no querer cambiar, justificarse con “así soy y que me quieran como soy”.
• Ira: dejarse vencer con facilidad por el enojo.
• Hacer lo que hacen y dicen los demás.
• Falta de ideales: no hay ideal ni meta.
• Inconstancia.
• Irrepsonsabilidad: no cumplir con nuestra responsabilidad porque nos sentimos tristes o desanimados.
• Miedo al esfuerzo y a la lucha: vencernos fácilmente ante las dificultades y obstáculos.


Virtud del dominio personal

El dominio personal consiste en saber ser dueño de uno mismo, haciendo siempre lo que debe hacerse.

“ El desarrollo armónico de la persona supone el dominio sereno de las reacciones pasionales y el encauzamiento de estas fuerzas hacia los ideales humanos y cristianos. Por ello, esfuércense por lograr una disciplina personal que les permita mantenerse en todo momento señores de sí mismos y de sus impulsos”. P. Marcial Maciel

No podemos ser santos si no colaboramos con la gracia de Dios. No es mejor hombre el de más talento, sino el de mayor dominio.

Claves para formar en la virtud

¿Quién es el hombre y la mujer de carácter?

• Quien jamás traiciona sus principios y su amor a Cristo.
• Quien no se deja vencer en la lucha, no teme a las dificultades.
• Quien huye de la comodidad.
• Quien sabe hacer grandes cosas y llevarlas hasta el final.
• Quien cumple con perfección los deberes.
• Esfuerzo constante por conseguir lo que se propone.
• Constancia: obra iniciada obra terminada.
• Resoluciones firmes,adecuadas y cumplidas.
• Sonreír y sobreponerse a los estados de ánimo negativos.
• Fortalecer la voluntad a través de pequeños ejercicios.
• Evitar la queja.
• Espíritu positivo ate la dificultad.


Te presentamos el siguiente video. Después de disfrutarlo, elogia las virtudes que observas y las dificultades que ha afrontado y los medios que posiblemente se propuso para lograr lo que ha logrado.